El Índice de Precios al Consumidor (CPI, por sus siglas en inglés) del Departamento de Trabajo de los Estados Unidos (EE. UU.), una métrica ampliamente utilizada para medir el aumento de los costos de vida, creció más rápido de lo esperado en marzo y alcanzó el 8,5%, el número más alto en cuatro décadas, después de que los cortes en la cadena de suministro y la guerra en Ucrania provocaran una subida en los precios de energía y alimentos.



Source link